Archivo de la categoría: Todo y nada

LIBROS Y DISCOS QUE CUMPLIERON AÑOS EN ENERO DE 2016

En El Disparaletras siempre encontramos nuevos motivos por los que leer o por los que escuchar música. Y el último que hemos encontrado para ello es celebrar los aniversarios de libros y álbumes de música. Hay algunas obras musicales o literarias tan buenas y relevantes que parece que el tiempo no pasa por ellas. Pero no es así. Aunque se mantenga fresca, toda obra de arte cumple años. Y este hecho, en vez de ponernos tristes, nos pone a celebrar y a revisitar dichas obras.

Y cuando hablamos de cumpleaños, obviamente no hablamos de cifras normales. Todas estas cosas cumplen años cada año, obviamente. Las que son dignas de celebrar son las fechas redondas, las que terminan en 0. Así que en 2016 celebraremos (llámalo celebrar, llámalo leer/releer/escuchar/reescuchar) los libros y discos publicados por primera vez en 1966, 1976, 1986, 1996 y 2006. Y también en 1991, por qué no. El 25 aniversario también es importante.

Así que te invitamos a que nos acompañes cada mes en esta sección. No te creerás la cantidad de obras maestras que cumplen décadas en 2016. Y si no tienes nada qué escuchar o qué leer, este puede ser un buen comienzo ;)

9788490662137

1 de enero: La subasta del lote 49, por Thomas Pynchon. Este viaje psicodélico, esta broma ácida del misterioso escritor cumple 50 años. La novela sigue siendo debatida hoy en día tanto o más que en los años 60. Aún sigue siendo un reto para el lector (a pesar de su corta extensión), y además sigue siendo igual de divertida.

The-Strokes-First-Impressions-of-Earth-500x500

3 de enero: First Impressions of Earth, de The Strokes. El tercer trabajo de The Strokes se publicó el 3 de enero de 2006. Si bien es un álbum largo y un poco irregular, no se puede negar que algunas de las mejores canciones de la banda se encuentran aquí.

20120910-5-desire-500x-1347300038

5 de enero: Desire, de Bob Dylan. 40 años hace ya que salió uno de los álbumes más narrativos y exóticos de Bob Dylan. Este trabajo contiene temas míticos como Hurracaine, Isis o Sara. Y a mi parecer es un digno sucesor de Blood On The Tracks (1975), uno de mis álbumes favoritos de todos los tiempos.

soundssilence

17 de enero: Sounds of Silence, de Simon & Garfunkel. En 1966 escuchamos por primera vez el sonido del silencio, y otros temas mucho más oscuros de lo que la gente recuerda (Richard Cory; A Most Peculiar Man). 50 años después se ha convertido en un ineludible clásico del folk rock, y 10.000 personas, o quizás más, lo han escuchado.

71amek3ov1l-_sl1500_

23 de enero: Station to Station, de David Bowie. Enero de 1976 vio el nacimiento de The Thin White Duke en este clásico álbum de art-funk. Station to Station es un gran trabajo más de Bowie en la mejor década de su carrera y es el precedente de la trilogía de Berlín, tan increíblemente relevante para el desarrollo de la música alternativa. 40 años después, Enero de 2016 vio algo totalmente diferente :(

whatever-people-say-i-am-thats-what-im-not

23 de enero: Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not, de Arctic Monkeys. El nacimiento una revolución rockera de mediados de los 2000s. El 23 de enero de 2006 llegaron para quedarse los Arctic Monkeys con este gran debut. Diez años después su sonido ha cambiado, es cierto, pero siguen molando mucho.

cubierta_REGRESOCABALLEROOSCURO_lomoOK_18mm.indd

28 de enero: El regreso del caballero oscuro, por Frank Miller.  La mejor novela gráfica sobre Batman y una de las mejores novelas gráficas del mundo se empezó a publicar en enero de 1986. Frank Miller revolucionó al personaje y a toda la industria del cómic con este mítico trabajo. Treinta años después, sigue siendo un cómic de obligada lectura. El Batman icónico que tenemos hoy en mente no sería posible sin esta obra. En marzo de 2016 se estrenará la esperada película Batman v Superman, inspirada en El regreso del caballero oscuro.

tortoise

30 de enero: Millions Now Living Will Never Die, por Tortoise. El más desconocido de todos estos aniversarios, creo. Pero sí, en el trigésimo día de enero del ’96 se publicó una obra maestra alternativa que mezclaba con éxito (¡con éxito!) post-rock, jazz-fusión, electrónica, krautrock y música experimental. El resultado de todo esto es un álbum consistente, artístico, hermoso y casi perfecto. Tanto es así que a la postre se convirtió en uno de los mejores álbumes de aquel 1996 y aún se le considera uno de los mejores de toda la década de los 90. ¡Y acaba de cumplir 20 años! ¿Qué mejor motivo para darle una oportunidad?

¿Y tú? ¿Qué te parecen todos estos aniversarios? ¿Qué te parece esta nueva iniciativa? ¿Qué aniversarios redondos estarás celebrando este año? Seguro que hay muchos más y yo no me he dado cuenta, puedes ayudarme en eso. Para todas estas cuestiones, y muchas más, ya sabes: puedes dejarlo todo en la caja de comentarios. También puedes seguirme en mis redes sociales, cuyos links se encuentran en la barra lateral (Facebook, Twitter, Tumblr, Last.fm, Shelfari…). Si te ha gustado el post, asegúrate de darle a “Me gusta”, compartirlo, y suscribirte al blog para más posts alucinantes como este.

¡Hasta el próximo post!

Deja un comentario

Archivado bajo libros, musicaza, Recomendaciones, Todo y nada

Todo es Eventual (2002)

Todo es eventual: 14 relatos oscuros

De Stephen King

 Dice Joe Hill que a él, más que las novelas, lo que realmente le gusta escribir son relatos cortos. Dice que lo considera como un arte en sí mismo, le permite hacer personajes y situaciones más límites, con menos tiempo,  con más acción. Todo sintetizado y directo. Es una cualidad que seguramente aprendió de su padre, Stephen King, que es un gran contador de relatos. Pero, sobre todo, de relatos oscuros.

Todo es Eventual, la primera recopilación de relatos de King después de su accidente, es un ejemplo. Son catorce historias que nos devuelven a un King en forma (no en su forma entera, pero sí en forma), con tramas frescas y originales. Es cierto que King tiene mejores recopilaciones, pero no por eso ésta es mala. La calificaría con un notable. Después de todo, son relatos oscuros. No necesariamente de terror.

Imagen

Portada de la edición de bolsillo del libro «Todo es eventual». La ilustración de la portada es la misma, tanto en español, como en su versión original en inglés.

Mirándolo desde el punto de vista que toca en este párrafo (es decir: datos generales y técnicos), hay que decir que “Todo es Eventual” es la séptima recopilación de King, tiene unas 528 páginas, formato de bolsillo, y un precio de 8,95 euros. El orden en que encontramos los catorce relatos no tiene una explicación realmente lógica. Steve los organizó jugando a las cartas, y en principio iban a ser 13. Pero el número se le antojó demasiado desgastado ya. Así que añadió uno más. También encontraremos notas del escritor sobre el relato que vayamos a leer. Al principio, o al final, pero nos encontraremos sus notas. Por lo tanto, más que notable: notable alto.

Lo primero que nos encontraremos al abrir “Todo es Eventual”, es un pequeño ensayo que, aunque con distintos títulos y extensiones y palabras, siempre cumple la misma finalidad en todas las recopilaciones de King: hablarnos de por qué todavía sigue escribiendo historias cortas. Aparece uno en “El umbral de la noche”, otro en “Las Cuatro Después de medianoche”, otro más en “Pesadillas y Alucinaciones”, y el último apareció en la reciente “Después del Anochecer”. En esta ocasión, este ensayo sobre relatos, y por qué escribirlos, King lo ha titulado La práctica del arte (casi) perdido. Por supuesto, es un documento que nos acerca a la vida pre-Carrie, y eso es siempre interesante de leer. El final del ensayo es de lo más típico. Lo usó la primera vez, y siempre que puede, lo encasqueta en sus prólogos, y es un agradecimiento al lector. De nada, Steve, de nada.

Nos encontramos en “Todo es Eventual” con un grupo de relatos francamente buenos. Sin embargo (y como en toda antología) destacan unos sobre otros. Esos serán los que reseñaré, para no cansaros mucho. Pero que quede claro que en su totalidad son buenísimos todos.

  • Sala de autopsias número 4. El relato que abre la colección es excelente. Recuerda mucho al que para mí es el mejor relato de King: Superviviente. Ambos comparten ese tipo de persona que hace esfuerzos sobrehumanos por conservar la vida. Si en “Superviviente”, se trataba de una persona atrapada en una isla, aquí se trata de una persona atrapada en sí mismo. Parálisis. Por fuera, muerto, pero por dentro, vivo. Los médicos están a punto de cortarle para hacerle la autopsia, lo cual lo mataría totalmente. Nuestro protagonista luchará por salir de la parálisis y alertar a los doctores. Terror, angustia y humor a partes iguales. Dejarás de respirar por un momento.
  • Todo lo que amas se te arrebatará. Es el relato más hermoso y agridulce de toda la colección. Un hombre para en un hotel, en pleno octubre, para intentar encontrarle sentido a su vida. Una vida destruida, y sólo en pie gracias a aficiones un poco divertidas. Reconozco que no puede gustar a todo el mundo, pero al lector de novelas dramáticas, estilo “Las Horas” o cualquier trama simple y compleja al mismo tiempo, le llamará la atención este relato y sabrá apreciarlo. Un poco de Carver, de Murakami, y de King. Un popurrí. De lo mejor del libro.
  • Las Hermanitas de Eluria. Interesante flashback en el magnus opus de Steve King: La Torre Oscura. Aquí encontramos a Roland Deschain al inicio de su búsqueda vital de la Torre. Por lo tanto, un buen punto de partida para el que quiera iniciarse en los mundos de La Torre Oscura. También lo disfrutarán aquellos no familiarizados con dicha saga.
  • El virus de la carretera viaja hacia el norte. Un magnífico relato. Junto con “Todo lo que amas se te arrebatará” y “Sala de autopsias número 4”, lo mejor del libro en mi opinión. Un exitoso escritor decide volver a casa en coche después de ir a Nueva York a realizarse unos análisis. Por el camino encuentra un cuadro muy extraño. Tan extraño es que parece que la figura central de la pintura se esté moviendo…King ya exploró el tema de extrañas figuras dentro de una imagen que se mueven con sangrientos finales en El perro de la Polaroid, pero ésta vez es diferente. Un relato aterrador.
  • Almuerzo en el Café Gotham. Un agradable día en un restaurante se tuerce de repente debido a la locura del maître. Totalmente caótico y sangriento, esta narración se disfruta muchísimo. A veces necesitamos relatos como éste, que no brinda explicación alguna pero desata una debacle de violencia terrorífica. Aquí se vierte mucha energía y los lectores lo notamos. Es acelerado y atronador. Como un buen rock’n’roll.

Estos relatos son Stephen King en estado puro. Durante ésta época, también se publicarían algunos fiascos como Buick 8 o Dreamcatcher (probablemente sea malo por su traducción al español), lo cual dejaba a los fans un poco desalentados. Sin embargo, refugiarse a esperar al mejor King en estas 14 narraciones oscuras fue todo un alivio. Aún faltaban algunos años para que surgiera el King actual, pero era un principio. En resumen, si quiere disfrutar de un buen rato rodeado de terror, aquí Steve te ofrece una buena ración de sus propios miedos. Serán más o menos buenos, pero lo que es indudable es que son muy disfrutables.

Quizás también le interese:

Carrie (1974)

La zona muerta (1979)

El ciclo del hombre lobo (1983)

Mientras Escribo (2000)

Cell (2006)

Skeleton Crew I: La Niebla

Skeleton Crew II: La Expedición

Bachman Books: Rabia (1977)

Bachman Books: El fugitivo (1982)

Bachman Books: Blaze (2007)

Relato: “Reclusión Voluntaria”, de Joe Hill (2005)

Deja un comentario

Archivado bajo libros, Recomendaciones, Stephen King, Todo y nada

Los girasoles ciegos, de Alberto Méndez (Reseña)

Literariamente es impecable. Contiene descripciones que rozan la perfección, una voz contundente y desgarradora muy acorde con la trama, además de un vocabulario impecable que no solo embellece, sino que aporta más conocimiento al lector…RESEÑA COMPLETA EN EL VÍDEO.

Link «Los girasoles ciegos» en epub: http://www.epubgratis.net/los-girasoles-ciegos-alberto-mendez/

¡Si te ha gustado, pincha en «me gusta», suscribete al blog (o al canal en youtube), y comparte esta entrada en tus redes sociales! Si no te ha gustado, ¡por favor dame otra oportunidad (es el primer videoblog que hago)!
Y ya sabes, cualquier duda, sugerencia o comentario que tengas para mi, ponlo en Comentarios, por favor.
¡Hasta el próximo post!

1 comentario

14 enero, 2013 · 1:59 PM

Mi Top 20 de 2012

LISTA2012

Amiguitos, el 2012 se nos va (¡Por fin!) esta misma noche. Y como yo soy una de esas personas raras que adora hacer listas, tenerlo todas mis ideas bien organizadas y bien clasificadas… ¡He decidido hacer un Top 20 de 2012! Ya sé que no suena tan bien desde fuera, pero lo pienso hacer igualmente. Aquí va lo mejor de 2012, según mi criterio, haciendo una mezcla entre películas, series de televisión, canciones, y libros. ¡Ahí va!

20. ‘Some Nights’, Fun. “Some Nights” es toda una gozada, un grito de esperanza y un frenesí musical. La voz de Nate Ruess resulta poderosa y llena de matices. Divertida y maravillosa, pero lamentablemente no supera a “We Are Young”, del mismo grupo.

19. House, FOX. De acuerdo que la última no fue la mejor de sus temporadas, repleta de bajas y con algunas nuevas reincorporaciones. Pero tener por última vez una tanda de episodios del médico más ácido de la tele fue estupendo. Por cierto, soy de esos a los que el final les gustó bastante.

18. The Newsroom, HBO. Esta serie no deja indiferente. Aunque después de su genial episodio piloto la calidad baje, te ves capaz de ofrecerle cuantas segundas oportunidades quiera, porque lo merece. Al final claro que merece la pena.

17. El exótico Hotel Marigold. Una comedia para pasar el rato. La idea de viejecitos retirándose en la India mientras intentan comportarse como jóvenes es divertidilla. Me entretuvo bastante, y además, tiene un gran reparto.

16. La Capa, Joe Hill (cómic). Siempre lo he dicho: Joe Hill es un escritor bastante bueno tanto de relatos como de novelas, pero como guionista de cómic es magnífico. Para muestra, “La Capa”, basado en un relato suyo titulado de forma homónima. Una historia de anti-héroes, de celos, de inseguridades, de maldad, de evolución y de poderes inexplicables. Ya veis: no es un cómic de superhéroes, precisamente. La única pega que hay que ponerle es que resulta muy corto.

15. ‘Gangnam Style’, PSY.  El video más viral del 2012, más divertido y más bailable. Es injusto que lo más famoso del video sea el “paso de caballo”, cuando la letra es preciosa y contiene un mensaje bastante romántico.

14. La chispa de la vida. De la Iglesia dirige esta película con una historia dura, mordaz y plagada de críticas. Tiene un reparto bastante bueno y en ocasiones sorprendente (José Mota la protagoniza, y su personaje no es nada cómico). Sin duda una de esas películas que hace pensar. Me encantó.

13. Con el culo al aire, Antena 3. Apostando por el producto nacional, esto es actualmente la mejor sitcom en España. Es digna sucesora de “Aquí no hay quien viva” y ofrece novedad, desparpajo e incluso nos regala actuaciones magníficas. Imagínese usted: un puñado de personas castigadas por la crisis y por sus propias crisis personales deciden irse a vivir a un camping, donde tendrán lugar todos sus líos. Mención especial al tándem Paco Tous – Adam Jezierski, un dúo muy cómico y con mucha química; a María León, todo un descubrimiento de actriz, y al insuperable Raúl Arévalo.

12. Las ventajas de ser un marginado, Stephen Chbosky. Una historia adolescente que no es adolescente para nada. “Las ventajas….” pertenece ya al selecto grupo de libros que exploran el paso de la adolescencia a la madurez, con sus problemas típicos tratados de manera inusual. A su lado se encuentran “El guardián entre el centeno”, “El señor de las Moscas”, “Nada” de Jane Teller…Una conmovedora historia, dura, fuerte y con un final sorprendente. Una novela exquisita.

11. Black Mirror, Channel 4. La serie más transgresora del año. Tres historias demoledoras, que se encuentran en la fina línea que une la realidad, la ciencia ficción y lo imposible. “El Himno Nacional” es un episodio que pone al presidente en un apuro muy bochornoso, “15 Millones de Méritos” satiriza sobre los programas de entretenimiento en el futuro. Y “Tu historia completa” plantea la posibilidad de poder conservar tus recuerdos, tanto con lo bueno como con lo malo. Una especie de modernización de “The Twilight Zone”. Lo malo es que es una serie muy corta. ¡Malditos británicos!

10. Magia para lectores, Kelly Link. He aquí la mejor colección de relatos del año. Os encontraréis relatos mágicos, divertidos, oscuros, confusos, dulces, ácidos, irreverentes y tremendamente brillantes y originales. Pocas veces una antología de relatos consigue un resultado tan homogéneo. Todos los relatos son buenos, aunque haya algunos que gusten más que otros. Mención especial a “El Bolso de las Fadas”.

9. El abuelo que saltó por la ventana y se largó, Jonas Jonasson. Una de las mejores novelas que nos deja el 2012, sin duda. Imagínese usted a un hombre como Forrest Gump (en cuanto a vivencias) que ha cumplido cien años y aún le quedan fuerzas para vivir más aventuras. Pues así es Allan, el protagonista de esta novela, un señor que ha estado involucrado en mayor o menor medida en todos los acontecimientos importantes del siglo XX, y aun cuando cumple cien años, se embarca en una nueva aventura. En este libro hay mucha diversión, mucha emoción y un gran repaso a los grandes acontecimientos que cambiaron la historia, con ayuda de Allan. Una delicia.

8. Lo Que Más, Rubén Pozo.  Mi disco de rock favorito del 2012. Este chico nos aporta más fuera de Pereza que dentro de ese grupo. ¡Es que es un disco buenísimo! Desde la primera hasta la última pista, haciendo especial hincapié en Ozono. Estupendo trabajo que deja sin palabras para recomendarlo.

7. Los Vengadores. Josh Whedon nos ha regalado este año una gran cinta de superhéroes en la que se combina con maestría la acción y el humor (sobretodo en el personaje de Hulk, ¡grandísimo Ruffalo!). Los protagonistas de otros cómics (y películas) Marvel se unen para vengar al mundo. Los Vengadores tiene un gran despliegue de actores, entre los que destacan el antes mencionado Mark Ruffalo, Robert Downey Jr. en su papel de Iron Man, y a título más personal, Cobie Smulders como Maria Hill. ¡Gracias, Whedon, por llevar a Cobie a la pantalla grande y poder admirar su belleza desde otra perspectiva! Una película que cumple con las expectativas depositadas en ella sin ningún esfuerzo. Magnífica.

6. Espècies per catalogar, Els Amics de les Arts. Mi disco favorito del 2012. Lo he escuchado más de mil veces, y lo seguiré escuchando, porque es totalmente adictivo. Espècies per catalogar es un gran disco, que combina las melodías más divertidas con las más nostálgicas y duras, pero en el fondo son ellos, como siempre. ¡Bravo, Amics!

5. 22/11/63, Stephen King. La palma al mejor libro del año se lo lleva Steve King. Y no es que le tenga cariño o admiración; es  que “22/11/63” es una de sus mejores obras de todos los tiempos. Aquí acompañamos a Jake Epping, un hombre de 2011, en una misión muy importante: evitar la muerte del presidente Kennedy en el 1963. Lamentablemente, no sabe lo que se le viene encima.

Y no os engañéis, lo del viaje en el tiempo es quizás el detalle más insignificante de toda la obra. King nos traslada a la vida cotidiana de los 60 y nos enamora con sus personajes, nos envuelve con aquella música y la nostalgia se palpa en el ambiente. Quizás por eso es tan buena novela: es más cercana a “Las Cuatro Estaciones” que a “La Zona Muerta”, por ejemplo. Toda una obra de arte que demuestra que lo más importante no es la acción.

4. SHERLOCK, BBC One. Sabíamos que en Gran Bretaña suelen hacer buenas series, pero con Sherlock se han superado. Concretamente con la segunda temporada de Sherlock, que es lo que ha tocado ver este año. La nueva tanda de espisodios tratando las aventuras de un Holmes moderno nos ha volcado el corazón desde el primer episodio hasta el último. Benedict Cumberbatch parece haber nacido para interpretar a Sherlock Holmes, y no hay mejor Watson que Martin Freeman. Pero esta temporada ha habido secundarios de lujo, como la inteligente, manipuladora y sexy Irene Adler (Lara Pulver), y un magnífico Andrew Scott que interpreta a Moriarty, más divertido, psicótico y destructivo que su homónimo literario. La series finale de esta temporada es no apta para cardiacos, y dejará en ti una duda incapaz de borrar. Lo mejor de la TV de este año.

3. Skyfall, Adele. En mi opinión, la mejor canción del año. Es especial tanto si la relaciona con la última película de James Bond. La voz de Adele dota a esta canción de belleza y singularidad. La música es contundente, y la letra es magnífica. Es como ponerse un buen esmoquin, vamos.

2. El Caballero Oscuro: la leyenda renace. Este año ha finalizado la entrega de películas protagonizadas por Batman, dirigidas por Christopher Nolan. Y, de no ser porque “El Caballero Oscuro” dejó el listón muy alto, diría que esta última entrega es la mejor. Una historia de héroes vencidos, de decepción, de falsas apariencias, de destrucción, amor y mucho más. ¡Lo tiene todo! Además, un reparto como la copa de un pino. Y de no ser por El Joker, Bane sería el mejor malo.

1. 007: Skyfall. Lo mejor del 2012 es la última película de James Bond, dirigida por Sam Mendes. Y es que “Skyfall” se ha convertido en mi película favorita de la saga Bond de todos los tiempos. Para empezar, estamos frente a un Bond diferente: ya no es la máquina de matar de antes, es un personaje lleno de matices y demonios interiores que se remontan a su infancia. Eso dota de mayor llamativo a la historia, pues no es lo mismo. Segundo: ¡El villano! Javier Bardem se ha convertido, para mí, en el mejor villano Bond de la historia. Es una mente perversa, carismática, fría, con un confuso pasado y es como una telaraña en el centro de su red. Una actuación impecable por su parte, al igual que del resto del reparto. También contiene escenas de acción que aceleran el pulso a más no poder, una trama inteligente, incluyen a nuevos personajes relevantes, y, por último: es diferente a todo lo demás. Y eso hace a la película más atractiva si se puede.

Sinceramente, no sé si la siguiente entrega podrá igualar a Skyfall.

 

¡Y eso es todo, amiguitos! ¿Para vosotros, qué ha sido lo mejor del año?¿Compartís mi opinión?¿No la compartís? Todo esto y mucho más lo podéis poner abajo en los Comentarios.

¡Hasta el próximo post! ¡Y Feliz 2013!

Deja un comentario

Archivado bajo Recomendaciones, Todo y nada

Dickens

Había pasado la hora del té, y ya se había puesto a escribir. Desde la habitación desde la que lo hacía, podía ver perfectamente los edificios de East Sussex. Fuera, todo estaba de un gris propio de Londres. De su Londres. Se detuvo un minuto a mirar hacia el exterior.

Londres había cambiado, por supuesto. Socialmente había evolucionado bastante, y eso le enorgullecía. Los derechos de los niños, sobretodo, habían cambiado. No podía hacer otra cosa que recordar a sus niños, Oliver y Amy, que en realidad ya eran niños de todo el mundo. Oliver Twist y Amy Dorrit. ¡Cuántas peripecias habían sufrido entre los tres!

El tercero era él mismo. Su última peripecia había pasado hacía ya unos cuantos años, pero todavía la recordaba como si hubiese sucedido aquella misma mañana. Pero en realidad no era una peripecia realmente física, sino psicológica. El incidente del tren lo dejó tan mal por dentro, como tan ileso había quedado por fuera. Nunca logró ser el mismo, incluso Wilkie lo decía.

Inmediatamente después del tren, a su mente vino Ellie, la mujer por la que moría de amor. La había conocido en un cásting, y desde aquel momento la había amado. Pero el tren los separó. A veces, él se preguntaba por qué ningún fantasma del futuro lo había visitado. Y, con esta idea, se sumergía en sus recuerdos.

Cuando volvía al mundo real, continuaba escribiendo. Hoy poco había escrito. La nueva novela le estaba costando. Suponía que era por su dominio del género. Aun así, tenía un buen final para el Misterio de Edwin Drood. Creía que podía ser uno de los mejores finales de su carrera.

Charles Dickens suspiró, y guardó sus papeles. Se dijo a sí mismo que por hoy era suficiente. El día de su cumpleaños debía emplearlo en hacer otras actividades. Salió por la puerta y se dirigió al teatro.

_____________________________________________________________________________________________

Evidentemente, probablemente el 99 % de las cosas que aquí relato no sucedieron en realidad, ni se sostienen en ninguna base histórica. Es tirando un poco de su biografía, y de las cosas que sé de él. Los que sepan más cosas probablemente hallen fallos, o aciertos, al vuelo. Pero es que solamente quería honrar al escritor británico.

Hoy se cumplen 200 años del nacimiento de Charles Dickens, sin duda un gran novelista. Sus obras forman parte de las joyas literarias de la literatura universal. Yo animo a todos los lectores de éste blog, sean asiduos o no, a leer algo de Charles Dickens. Merece la pena. Por otra parte, los próximos días los dedicaré a material relacionado con Dickens.

Para terminar, una frase del maestro:

El hombre nunca sabe de lo que es capaz hasta que lo intenta

 Dickens

1 comentario

Archivado bajo libros, Todo y nada

Levantarse temprano un sábado

Levantarse temprano en días soleados es uno de esos momentos que puedes repetir a lo largo de tu vida, pero al mismo tiempo es irrepetible. Me explico: no habrá un momento en la semana mejor que un soleado sábado por la mañana. Los sábados son como estar en el limbo. Acabas de pasar el viernes, día de trabajo que se ve recompensado con el propio sábado, y falta relativamente poco para que llegue ese día de gandulería eterna que es el domingo, en el cual al mismo tiempo que no haces nada, te vas mentalizando de que al día siguiente será lunes. Por eso un sábado es como estar en el limbo, y si es por la mañana, ya estás en el limbo del limbo.

Al levantarse temprano los sábados por la mañana, cuando el sol acaba de salir pero ya tiene la suficiente fuerza como para arrebatarte el sueño, da la sensación de que eres la única persona despierta en todo el mundo. Es una sensación que querrás que jamás desaparezca, pero al mismo tiempo dudas si durará mucho tiempo, pues es una cosa tan relajante y surrealista que no puede ser verdad.

Eso es lo único que podemos tener una persona que vive al otro lado del mundo, y yo. Las demás condiciones son diferentes, estoy seguro. Puede haber sábados en los que no se respire aire, sino olor a café. Puede haber sábados en los que las conversaciones se desarrollen bajito, casi con susurros, y en un solo sitio: la cocina. Puede haber sábados en los que la tele no se encienda, y la gente escuche mucha música, o se ponga a leer. Puede haber sábados por la mañana que alberguen sonidos tan familiares como el de una lavadora, agua, coches, fregonas, trotes de personas sudorosas que salen a hacer ejercicio…

E incluso puede haber sábados en los que salgas de casa, y no vuelvas hasta tarde. O puede haber sábados en los que no pares de darle a las teclas, formando una arrítmica melodía que invada tu casa. Pueden haber sábados en la playa, puede haber sábados de parejas en las tiendas (él menos alegre que ella, todo hay que decirlo). O puede haber sábados en los que no hagas nada, en los que el tiempo pase volando y pronto tengas que almorzar. Sábados de todo tipo, muy diferentes.

Y aunque haya muchos tipos diferentes de sábados (como acabamos de ver), sin duda mi momento preferido de ese día es cuando te levantas temprano. Es un momento en el que todos los habitantes del planeta nos sentimos los únicos en el mundo. Un mundo en el que parece que el tiempo se ha detenido, para luego dar paso a esos dos vertiginosos días de descanso.

Buen fin de semana.

1 comentario

Archivado bajo ensayos, Todo y nada

¿Qué fue de Richard Bachman?

Stephen King (arriba) y Richard Bachman(abajo): Dos caras de la misma moneda

Stephen King, tal y como lo conocemos actualmente, no siempre ha sido Stephen King. Stephen King también fue Richard Bachman en un momento determinado de su vida, concretamente antes de su ópera prima: Carrie.

El joven King, antes de conocer el éxito con su primera novela Carrie, ya había escrito varios libros de los que no se sentía realmente orgulloso, pero que después de obtener la fama se permitió el lujo de publicar bajo un pseudónimo: Richard Bachman. El pseudónimo le servía a King para diferenciarse a sí mismo. Richard Bachman escribió varios libros a finales de los 60’s y principio de los 70’s, pero a mediados de los 70’s, Bachman cruzó una línea, se convirtió en Stephen King, publicó tres libros nuevos: Carrie, Salem’s Lot, y El Resplandor. Brian DePalma adaptó Carrie, y ¡zasca!, King comenzó a vender libros, y libros y libros. Richard sólo salía algunas noches de luna llena y publicaba de vez en cuando, en los momentos en los que King se cansaba de tanto best-seller, y quería saber qué le parecía a la gente sus primeros trabajos, que en un principio eran:

1-Rabia

2-La larga marcha

3-Carretera Maldita

4-El fugitivo

5-Maleficio

Pero, ¿por qué Richard Bachman no podía seguir siendo Stephen King? ¿O por qué King no podía seguir siendo King cuando publicara esas novelas? Cosas del mundo editorial, (que a veces, por muy bien que nos lo haga pasar un libro, no nos olvidemos que hay un negocio detrás, que a veces no suele tomar buenas decisiones). Decían que las novelas previas a Carrie (que trataban temas un poco más sociales, y contenían un poco más de drama) no eran tan buenas como lo que hacía actualmente King, y mancharían su buen nombre, y además llenarían el mercado. Así que encasquetaron aquellas novelas a Richard Bachman, que pasó prácticamente inadvertido.

Para el público, King y Bachman no se llevaban nada bien, y eso se debía en parte a que King dudaba de la calidad literaria de aquellos primeros libros. El primero pensaba que la obra del segundo era demasiado floja, y que no tenía aptitudes para ser escritor(lo cierto es que King se había inventado una gran y deprimente historia sobre un Bachman pobre y granjero, cuyos últimos años eran misteriosos). El segundo se manifestaba en desacuerdo con la atrocidad de las novelas del primero, y lo consideraba un personaje odioso. Luego, en 1985, Bachman murió de cáncer y King confesó públicamente que se trataba de un pseudónimo, situación aprovechó para inspirarse, y escribió la novela “La Mitad Oscura” (una historia sobre la influencia de la ficción en la realidad, la verdad y la mentira dentro de la literatura, el salvajismo y la delicadeza de las personas).

Una vez que todo el mundo supo que Bachman y King eran la misma persona, fueron como locos a las librerías a por libros de Bachman, oportunidad que supo aprovechar ese desquiciado mundo editorial, y editó una recopilación de las cuatro primeras novelas de Bachman, en cuyo prólogo King pudo explicar como pudo las razones que le llevaron a ser Richard Bachman. El ensayo se puede leer aquí.

Después de eso, la historia de Bachman y King parecía haber terminado. King había matado a Bachman porque, al parecer no había más novelas previas a Carrie. Y los editores estaban contentos porque el dinero seguía ingresando: tenían dos King, por el precio de uno.

Cuando el nombre de Richard Bachman ya sólo aparecía acompañado de la frase: STEPHEN KING, escribiendo como..”, y parecía que sólo existía un King, el autor de Maine se inventó otra ramificación en su historia con Bachman. Resulta que en 1994 la viuda de Richard Bachman, Clauida Inez, revisando los cajones encontró otra novela de su difunto, que escribía por las noches, antes de morir (o sea, en 1985), y se la entregó a King, que decidió entregársela a su editor y publicarla. El editor, en el epílogo de la novela de Bachman (llamada “Posesión”), dijo que modificó varias cosas para hacerlo más actual. En la primera edición del libro no aparecía el nombre de Stephen King para nada. Era Richard Bachman. Sólo él. La trama de éste libro era mucho más sobrenatural que los otros libros de Bachman. Lo más sobrenatural que tenía Richard Bachman hasta el momento era su última novela: Maleficio.

Al mismo tiempo, King publicó otro libro llamado “Desesperación”, que lo protagonizaban los mismos personajes que protagonizaban “Posesión”. Tenían la extensión y una trama familiar. Por supuesto, en “Desesperación” no se mencionaba a Bachman para nada. El único libro de Stephen King, hasta la fecha, que había mencionado el nombre de Richard Bachman era “La Mitad Oscura”. La página de la dedicatoria de ese libro decía:

Estoy en deuda con el difunto Richard Bachman por su ayuda e inspiración. Sin él, no hubiera sido posible escribir esta novela.

S.K

Tanto la similitud de trama, como la utilización de los mismos personajes, hacía parecer que King quería hacer constar en acta que él y Richard Bachman eran la misma persona. Ahora, ya no se trataba de manchar su buen nombre, ni asuntos editoriales, ni de calidad. Posesión, de Richard Bachman, estaba publicada porque Stephen King quería, porque en realidad Stephen King aún oficialmente muerto Richard Bachman, seguía escribiendo cosas de Richard Bachman y le gustaba hacerlo. En el ensayo que publicó en la recopilación de novelas de Bachman, King decía que mientras la editorial lo hostigaba y le atormentaba, y él se llenaba la cabeza haciendo best-sellers, Richard Bachman era su punto de inflexión, lo que lo relajaba.

Posteriormente, en otras ediciones de “Posesión”, los nombres de Richard Bachman y Stephen King se volvieron a unir. Aunque con tipografías diferentes, al igual que las portadas. Las portadas de “Desesperación” y “Posesión” están hechas de manera que parezcan dos piezas del mismo puzzle. En “Posesión”, en la parte inferior derecha, vemos la parte delantera de un lobo asomado a la portada (animal que tiene un protagonismo y simbolismo especial en este libro), y en la portada de “Desesperación”, aunque venos una muñeca con una gran cabeza en primer plano, en la parte inferior izquierda podemos ver la cola y patas traseras de lo que sería también un lobo. Si juntas las dos portadas, verás que se forma la figura de un lobo entero. Es lo único que tienen en común las dos portadas, ese lobo. Porque, como podrás apreciar, el paisaje que rodea a esas dos partes del cuerpo del lobo no tienen nada que ver. En “Posesion” vemos una urbanización en Ohio, aunque, también hecha un caos, pero con muchos más matices civilizados y verdes que en “Desesperación”, donde reina el barro, las llanuras, los cactus y los bichos. Eso también es una forma de ver a King y a Bachman. Dos caras de la misma moneda.

Con “Posesión”, Bachman demostró que ahora, después de tantos años, estaba a la altura de King. El libro no defraudó a los lectores de “Desesperación”, y viceversa. Y la cosa se quedó ahí. Nadie pidió explicaciones de por qué King se había inventado una historia, sabiendo él mismo y todos sus lectores que tanto la vida como la muerte de Bachman era mentira. Algunos pensarían que se trata de un egocentrismo del escritor de Maine, o una forma de demostrar que puede tener dos visiones de la misma cosa, o quizás era un regalo a los fans de Bachman, los que estuvieron desde el principio con Richard Bachman. Pero la verdad es que King tampoco quiso dar explicaciones. Simplemente los personajes tenían que estar ahí. Y todos tan contentos.

Pero no todo ha sido alegre, o un toma y daca, en la obra de Stephen King como Richard Bachman. La primera novela de ambos, “Rabia”, sirvió como base para los fatídicos acontecimientos de finales de los 90’s en los que un adolescente entró armado a clase y tomo como rehenes a sus compañeros y profesores. King (que no Bachman) se arrepintió profundamente de haber publicado esa novela, en la que sucedía lo mismo, y prohibió su reedición para que el acontecimiento no volviese a ocurrir en el futuro. En su página web oficial, debajo de una sinopsis de este libro, dice: No se harán futuras reimpresiones de esta novela a petición de Stephen, debido a la delicada naturaleza de la trama. Es la primera vez que King se auto-veta. Curiosamente, Rabia es una de las novelas más aclamadas por su público, e incluso al principio él la tenía (junto a Carretera Maldita) como una de las mejores novelas de Richard Bachman.

Aún así, al igual que King, Richard Bachman tiene algo de visionario. Su novela “El fugitivo” trata sobre un concursante de un reality-show televisivo bastante peculiar. Teniendo en cuenta la precaria situación que atraviesa la televisión, y su búsqueda de morbo fácil, y gran audiencia, no sería muy descabellado pensar en algo no tan bestial, pero sí parecido, para el futuro de la televisión.

Incluso en el King que decide alejarse por momentos de las grandes dosis de terror al que nos tiene acostumbrados, pero mantiene su nombre original, podemos apreciar un poco de Bachman, sin llegar a ser él totalmente. En obras que no tienen nada que ver con el terror como “Las Cuatro Estaciones” (exceptuando la historia de invierto, al más puro estilo de King), y “Corazones en la Atlántida”, podemos apreciar dotes más dramáticas y menos aterradoras, sin dejar de ser atrayente para sus lectores de toda la vida.

La última publicación de Richard Bachman tuvo lugar en una fecha reciente, en 2007. La novela, llamada Blaze, contiene entre sus páginas la aparición de un fantasma, sí, pero a pesar de ello, se trata de un drama. Un drama con toques sobrenaturales. A la hora de publicar Blaze, King no se inventó ninguna historia. Fue claro y directo: encontró ese libro en un desván, olvidado. Como había sido escrito justo antes de escribir Carrie, supo que su autor original era Richard Bachman. En la portada de la novela aparecen los dos nombres: Richard Bachman, y Stephen King. Ambos en la misma tipografía. Quizás esto se debe a que King se tomó la libertad de actualizar y reescribir esta novela. En la nota inicial de Blaze, Stephen King nos dice que puede que haya que derramar alguna lágrima. Que nos lo permite, pero, por favor, ruega, que no sea de risa

Blaze es la última novela de Richard Bachman. Al cabo del tiempo, lo que en principio eran cinco libros, se han convertido en siete, formando lo que se llama “The Bachman Books”:

1-Rabia

2-La larga marcha

3-Carretera Maldita

4-El fugitivo

5-Maleficio

6-Posesión

7-Blaze

Recientemente, en una entrevista que dio King al público con objetivo de promocionar su novela más ambiciosa: La cúpula, se le preguntó si habría otro libro de Richard Bachman. El escritor respondió que Richard Bachman estaba muerto, pero que quizás haya algo perdido por ahí. Esa respuesta nos da algo de esperanza. ¿Quizás haya más Richard Bachman qué leer?

En otra entrevista, que fue dada hace ya unos cuantos años, con objetivo de promocionar La Mitad Oscura, King declaró que su editor le había sugerido escribir una de las novelas de George Stark (sería una versión malvada de Richard Bachman), y él había pensado en Steel Machine (Máquina de Acero), novela en la que trabaja al final del libro George Stark. Pero declaró que George Stark no podría publicarla, porque no existía, pero, sin embargo, Richard Bachman sí podría dado que sí que existía. Esa sería otra muy buena novela póstuma de Richard Bachman. Poco probable, pero no imposible.

O quizás, ¿por qué no?, una colección de relatos. Los relatos seguramente se acercarían a las tramas de Ernest Hemingway, con una pizquita del propio King. Quizás en aquellas noches en las que King dejaba que Bachman saliera, surgieron relatos que todavía no han visto la luz.

Richard Bachman es Stephen King, de eso no hay duda. Es el primer Stephen King, el más antiguo de todos. El que marca el antes y el después. Pero al mismo tiempo, Bachman no es Stephen King. Bachman es otro, diferente, aunque también con excelentes tramas. Richard Bachman tenía que existir. Es la prueba de que King, tanto ahora, como antes, tiene un talento inigualable. Y demuestra que su mitad oscura, no lo es tanto en realidad. •••

6 comentarios

Archivado bajo ensayos, Richard Bachman, Stephen King, Todo y nada