Archivo de la etiqueta: canciones

Playlist: Raíces del Rock, según Keith Richards

tumblr_nbxjf6g0oU1tlibkio1_500

Keith Richards publicó en la revista Rolling Stone sus diez canciones favoritas de raíces del rock. Estas son y esto comentó el guitarrista de los Stones respecto a ellas:

1. Stagolee, de Jesse Fuller (1958)

“Esta canción dice algo sobre cómo me siento. Hay en Fuller una mezcla de música: ragtime, blues, folk y country. Y es un hombre-orquesta.”

2. When Did You Leave Heaven?, de Big Bill Broozy (1951)

“Era el bluesman americano más conocido en la Inglaterra de los 50. Hay imágenes suyas cantando esta canción en un bar de Bélgica o algo así. Échales un vistazo.”

3. It Hurts Me Too,de Elmore James (1957)

“Brian Jones me descubrió a Elmore. Su voz es irresistible, y toca la slide de una manera tan natural que no era normal. Me impresionó el que Elmore James pareciera un poco profesor de colegio, muy respetable.”

4. Blues Hangover, de Slim Harpo (1960)

“Tiene un rollo total como de pantano…Tenía que ser así, porque hace que todo el grupo pase la resaca a la vez.”

5. Key to the Highway, de Little Walter (1958)

“Es el sonido más puro, la forma en la que el grupo respalda a Walter. Es la mejor versión de esta canción.”

6. Piece of My Heart, de Erma Franklin (1967)

“Janis Joplin hizo un buen trabajo versionando esta canción. Pero Erma es la buena. Era la hermana de Aretha. Erma era más áspera. La voz de Aretha era más pura.”

7. In a Dis Ya Time, de The Itals (1998)

8. Innocent People Cry,de Gregory Isaacs (1974)

“Los Itals siguen la tradición armónica del reggae. Es la cima del sonido del reggae. Y Isaacs ha escrito algunas canciones increíbles. Me llevó meses encontrar esto en Jamaica. Preguntaba por “Chookie No Lookie” (el estribillo). Todo el mundo me miraba sin comprender. Luego fue como: “Ah, ¿quieres decir Innocent People Cry?” ¿De dónde sacó ese título?”

9. Memphis Tenessee, de Chuck Berry (1958)

“Creo que lo toca todo salvo la batería y el pianito. Hay algo en la manera en que se entrelazan las guitarras…He de quitarme el sombrero. El más grande”.

10. “30 – 20 Blues” de Robert Johnson (1936)

“¡Va sobre pistolas!”

_______________

DESCARGAR PLAYLIST

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 1950s, Descargar, LOS DISCOS ESENCIALES DEL ROCK, musicaza

Mi Top 20 de 2012

LISTA2012

Amiguitos, el 2012 se nos va (¡Por fin!) esta misma noche. Y como yo soy una de esas personas raras que adora hacer listas, tenerlo todas mis ideas bien organizadas y bien clasificadas… ¡He decidido hacer un Top 20 de 2012! Ya sé que no suena tan bien desde fuera, pero lo pienso hacer igualmente. Aquí va lo mejor de 2012, según mi criterio, haciendo una mezcla entre películas, series de televisión, canciones, y libros. ¡Ahí va!

20. ‘Some Nights’, Fun. “Some Nights” es toda una gozada, un grito de esperanza y un frenesí musical. La voz de Nate Ruess resulta poderosa y llena de matices. Divertida y maravillosa, pero lamentablemente no supera a “We Are Young”, del mismo grupo.

19. House, FOX. De acuerdo que la última no fue la mejor de sus temporadas, repleta de bajas y con algunas nuevas reincorporaciones. Pero tener por última vez una tanda de episodios del médico más ácido de la tele fue estupendo. Por cierto, soy de esos a los que el final les gustó bastante.

18. The Newsroom, HBO. Esta serie no deja indiferente. Aunque después de su genial episodio piloto la calidad baje, te ves capaz de ofrecerle cuantas segundas oportunidades quiera, porque lo merece. Al final claro que merece la pena.

17. El exótico Hotel Marigold. Una comedia para pasar el rato. La idea de viejecitos retirándose en la India mientras intentan comportarse como jóvenes es divertidilla. Me entretuvo bastante, y además, tiene un gran reparto.

16. La Capa, Joe Hill (cómic). Siempre lo he dicho: Joe Hill es un escritor bastante bueno tanto de relatos como de novelas, pero como guionista de cómic es magnífico. Para muestra, “La Capa”, basado en un relato suyo titulado de forma homónima. Una historia de anti-héroes, de celos, de inseguridades, de maldad, de evolución y de poderes inexplicables. Ya veis: no es un cómic de superhéroes, precisamente. La única pega que hay que ponerle es que resulta muy corto.

15. ‘Gangnam Style’, PSY.  El video más viral del 2012, más divertido y más bailable. Es injusto que lo más famoso del video sea el “paso de caballo”, cuando la letra es preciosa y contiene un mensaje bastante romántico.

14. La chispa de la vida. De la Iglesia dirige esta película con una historia dura, mordaz y plagada de críticas. Tiene un reparto bastante bueno y en ocasiones sorprendente (José Mota la protagoniza, y su personaje no es nada cómico). Sin duda una de esas películas que hace pensar. Me encantó.

13. Con el culo al aire, Antena 3. Apostando por el producto nacional, esto es actualmente la mejor sitcom en España. Es digna sucesora de “Aquí no hay quien viva” y ofrece novedad, desparpajo e incluso nos regala actuaciones magníficas. Imagínese usted: un puñado de personas castigadas por la crisis y por sus propias crisis personales deciden irse a vivir a un camping, donde tendrán lugar todos sus líos. Mención especial al tándem Paco Tous – Adam Jezierski, un dúo muy cómico y con mucha química; a María León, todo un descubrimiento de actriz, y al insuperable Raúl Arévalo.

12. Las ventajas de ser un marginado, Stephen Chbosky. Una historia adolescente que no es adolescente para nada. “Las ventajas….” pertenece ya al selecto grupo de libros que exploran el paso de la adolescencia a la madurez, con sus problemas típicos tratados de manera inusual. A su lado se encuentran “El guardián entre el centeno”, “El señor de las Moscas”, “Nada” de Jane Teller…Una conmovedora historia, dura, fuerte y con un final sorprendente. Una novela exquisita.

11. Black Mirror, Channel 4. La serie más transgresora del año. Tres historias demoledoras, que se encuentran en la fina línea que une la realidad, la ciencia ficción y lo imposible. “El Himno Nacional” es un episodio que pone al presidente en un apuro muy bochornoso, “15 Millones de Méritos” satiriza sobre los programas de entretenimiento en el futuro. Y “Tu historia completa” plantea la posibilidad de poder conservar tus recuerdos, tanto con lo bueno como con lo malo. Una especie de modernización de “The Twilight Zone”. Lo malo es que es una serie muy corta. ¡Malditos británicos!

10. Magia para lectores, Kelly Link. He aquí la mejor colección de relatos del año. Os encontraréis relatos mágicos, divertidos, oscuros, confusos, dulces, ácidos, irreverentes y tremendamente brillantes y originales. Pocas veces una antología de relatos consigue un resultado tan homogéneo. Todos los relatos son buenos, aunque haya algunos que gusten más que otros. Mención especial a “El Bolso de las Fadas”.

9. El abuelo que saltó por la ventana y se largó, Jonas Jonasson. Una de las mejores novelas que nos deja el 2012, sin duda. Imagínese usted a un hombre como Forrest Gump (en cuanto a vivencias) que ha cumplido cien años y aún le quedan fuerzas para vivir más aventuras. Pues así es Allan, el protagonista de esta novela, un señor que ha estado involucrado en mayor o menor medida en todos los acontecimientos importantes del siglo XX, y aun cuando cumple cien años, se embarca en una nueva aventura. En este libro hay mucha diversión, mucha emoción y un gran repaso a los grandes acontecimientos que cambiaron la historia, con ayuda de Allan. Una delicia.

8. Lo Que Más, Rubén Pozo.  Mi disco de rock favorito del 2012. Este chico nos aporta más fuera de Pereza que dentro de ese grupo. ¡Es que es un disco buenísimo! Desde la primera hasta la última pista, haciendo especial hincapié en Ozono. Estupendo trabajo que deja sin palabras para recomendarlo.

7. Los Vengadores. Josh Whedon nos ha regalado este año una gran cinta de superhéroes en la que se combina con maestría la acción y el humor (sobretodo en el personaje de Hulk, ¡grandísimo Ruffalo!). Los protagonistas de otros cómics (y películas) Marvel se unen para vengar al mundo. Los Vengadores tiene un gran despliegue de actores, entre los que destacan el antes mencionado Mark Ruffalo, Robert Downey Jr. en su papel de Iron Man, y a título más personal, Cobie Smulders como Maria Hill. ¡Gracias, Whedon, por llevar a Cobie a la pantalla grande y poder admirar su belleza desde otra perspectiva! Una película que cumple con las expectativas depositadas en ella sin ningún esfuerzo. Magnífica.

6. Espècies per catalogar, Els Amics de les Arts. Mi disco favorito del 2012. Lo he escuchado más de mil veces, y lo seguiré escuchando, porque es totalmente adictivo. Espècies per catalogar es un gran disco, que combina las melodías más divertidas con las más nostálgicas y duras, pero en el fondo son ellos, como siempre. ¡Bravo, Amics!

5. 22/11/63, Stephen King. La palma al mejor libro del año se lo lleva Steve King. Y no es que le tenga cariño o admiración; es  que “22/11/63” es una de sus mejores obras de todos los tiempos. Aquí acompañamos a Jake Epping, un hombre de 2011, en una misión muy importante: evitar la muerte del presidente Kennedy en el 1963. Lamentablemente, no sabe lo que se le viene encima.

Y no os engañéis, lo del viaje en el tiempo es quizás el detalle más insignificante de toda la obra. King nos traslada a la vida cotidiana de los 60 y nos enamora con sus personajes, nos envuelve con aquella música y la nostalgia se palpa en el ambiente. Quizás por eso es tan buena novela: es más cercana a “Las Cuatro Estaciones” que a “La Zona Muerta”, por ejemplo. Toda una obra de arte que demuestra que lo más importante no es la acción.

4. SHERLOCK, BBC One. Sabíamos que en Gran Bretaña suelen hacer buenas series, pero con Sherlock se han superado. Concretamente con la segunda temporada de Sherlock, que es lo que ha tocado ver este año. La nueva tanda de espisodios tratando las aventuras de un Holmes moderno nos ha volcado el corazón desde el primer episodio hasta el último. Benedict Cumberbatch parece haber nacido para interpretar a Sherlock Holmes, y no hay mejor Watson que Martin Freeman. Pero esta temporada ha habido secundarios de lujo, como la inteligente, manipuladora y sexy Irene Adler (Lara Pulver), y un magnífico Andrew Scott que interpreta a Moriarty, más divertido, psicótico y destructivo que su homónimo literario. La series finale de esta temporada es no apta para cardiacos, y dejará en ti una duda incapaz de borrar. Lo mejor de la TV de este año.

3. Skyfall, Adele. En mi opinión, la mejor canción del año. Es especial tanto si la relaciona con la última película de James Bond. La voz de Adele dota a esta canción de belleza y singularidad. La música es contundente, y la letra es magnífica. Es como ponerse un buen esmoquin, vamos.

2. El Caballero Oscuro: la leyenda renace. Este año ha finalizado la entrega de películas protagonizadas por Batman, dirigidas por Christopher Nolan. Y, de no ser porque “El Caballero Oscuro” dejó el listón muy alto, diría que esta última entrega es la mejor. Una historia de héroes vencidos, de decepción, de falsas apariencias, de destrucción, amor y mucho más. ¡Lo tiene todo! Además, un reparto como la copa de un pino. Y de no ser por El Joker, Bane sería el mejor malo.

1. 007: Skyfall. Lo mejor del 2012 es la última película de James Bond, dirigida por Sam Mendes. Y es que “Skyfall” se ha convertido en mi película favorita de la saga Bond de todos los tiempos. Para empezar, estamos frente a un Bond diferente: ya no es la máquina de matar de antes, es un personaje lleno de matices y demonios interiores que se remontan a su infancia. Eso dota de mayor llamativo a la historia, pues no es lo mismo. Segundo: ¡El villano! Javier Bardem se ha convertido, para mí, en el mejor villano Bond de la historia. Es una mente perversa, carismática, fría, con un confuso pasado y es como una telaraña en el centro de su red. Una actuación impecable por su parte, al igual que del resto del reparto. También contiene escenas de acción que aceleran el pulso a más no poder, una trama inteligente, incluyen a nuevos personajes relevantes, y, por último: es diferente a todo lo demás. Y eso hace a la película más atractiva si se puede.

Sinceramente, no sé si la siguiente entrega podrá igualar a Skyfall.

 

¡Y eso es todo, amiguitos! ¿Para vosotros, qué ha sido lo mejor del año?¿Compartís mi opinión?¿No la compartís? Todo esto y mucho más lo podéis poner abajo en los Comentarios.

¡Hasta el próximo post! ¡Y Feliz 2013!

Deja un comentario

Archivado bajo Recomendaciones, Todo y nada

Independiente, Ricardo Arjona (2011)

El disco "Independiente" tiene una cubierta sobria

El disco "Independiente" tiene una cubierta sobria

Después de su disco acústico e intimista, Poquita Ropa(2010), Arjona decidió seguir su viaje sólo, de forma independiente. Por el disco del que voy a opinar tiene tan buen título. Lo primero que hay que destacar de éste proyecto, es la discográfica de donde fue lanzada, llamada Metamorfosis, y es del propio Ricardo Arjona. En palabras del propio Arjona, Metamorfosis se encargará más de la parte artística que de las ventas y el mundo discográfico. Sería el cantante en esencia. Metamorfosis producirá canciones mucho menos comerciales, pero sin descuidar la calidad y la belleza, y para muestra, un botón llamado Independiente.

No hay duda que el álbum es muy bello y tiene gran calidad (Arjona acertó ésta vez al decir que es “su mejor disco”, porque yo también lo creo), pero esa belleza y calidad empieza ya en la parte estética. Los colores de la tapa, y el libro de letras, así como el disco en sí mismo, es una escala de grises que dan un toque sobrio y personal. Al abrir la pequeñita caja de cartón, nos encontramos con varias láminas pequeñas en el mismo color que contienen las letras, y, al final de todas estas láminas, el disco. Estéticamente, por su sobriedad, y por su personalidad madura, ya el disco me tenía ganado.

La primera pista se titula Lo que está bien está mal. Por primera vez en el disco vemos al Arjona autobiográfico que nunca puede faltar, nada novedoso, por lo tanto. Lo que sí es novedoso es lo movido que es el tema, los ritmos no son a los que nos tiene acostumbrado. La letra no retrata toda la vida de Arjona, sino la del más canalla, la de los amores de una noche, y deja un mensaje muy valioso: Hay que dejar de preocuparse por el qué dirán.

Yo me llamo quién sabe, vivo enfrente, en ese hotel. Pongo mi vida y mi llave a sus pies, mi mademoiselle

Ya empezamos con los temazos. La segunda del disco, Hay amores, es uno de ellos. Musicalmente es muy buena, y la letra es un hachazo a algunas parejas, y Arjona lo hace tomando como referencia, la suya propia. Le pone las cartas sobre la mesa a su pareja, y le saca los trapos sucios de la manera más poética posible. Ese piano, bajo, guitarra eléctrica y batería hacen una delicia de canción. Preciosa pieza.

Tu vida me sirvió para morirme. La muerte me enseñó que hay que vivir…

A la medida es la tercera. Es una pieza lenta, con letra romántica. Arjona le dice a su chica que están hechos a la medida para cada uno, aunque en realidad parezca que no puede haber seres más distintos. La verdad es que en éste álbum vemos a un Arjona bastante enamorado. Y aunque a mí me gustarían temas con más crítica social, no dejan de ser canciones buenas.

Tú tienes alas que vuelan poco, yo tengo sueños que no aterrizan…

El Amor, la siguiente, es uno de los buques insignia del álbum. Ésta es la esencia y la prueba de por qué Arjona es Independiente. ¿Quién podría retratar con tal maestría la otra cara del amor? Arjona. Sólo él. Magistral y cortante canción. Mil aplausos al cantautor. Merece ser escuchada por todos. Poco más que añadir. No se puede describir tan fácilmente.

El amor es la guerra perdida entre el sexo y la risa.

Seguimos con otra de corte romántico, una con una música bastante buena, al igual que la letra. Aquí se nota más que nunca el uso de las figuras retóricas, las metáforas e ironías. Aquí Arjona se vende a sí mismo de una extraña manera: Diciendo que él es Lo mejor de lo peor. Buena canción en todos los sentidos.

Yo podría decirte todo lo que quieres, disfrazarme del tipo que andas buscando, pero si te hago una casa sin paredes, a la primera brisa del mar saldrás volando

La número seis, Mi novia se me está poniendo vieja, recoge el testigo de “El Amor” en cuanto a brillantez. Es el buque insignia del álbum, la mejor de todas. Se convertirá en un himno. No hay canción que arañe más el corazón que ésta, que albergue tanto sentimiento entre esos versos llenos de analogías. Perfecta, debería escucharla todo el mundo, y hasta el final. El final es lo más importante.

Mi novia se me está poniendo vieja, y le está costando un poco caminar. Tres meses sin venir y ella en bandeja le sirve otro café para su amor

Otra muy buena es la próxima, Te juro. Aquí Arjona juega al despiste con nosotros, y con el destinatario de la canción. Aquí hay muchos paralelismos, y prácticamente la canción está llena de anáforas. Aquí Arjona jura que no volverá a jurar. Muy buena, y musicalmente impecable.

Te juro que esta vez te soy sincero…Te juro que te acabo de mentir. A veces, se precisa un embustero que diga lo que tú quieres oír

El tercer buque insignia del álbum es la próxima, Fuiste tú. Es un dueto con una cantante paisana de Arjona. Esta canción es maravillosa, contiene las mejores frases, los mejores acordes, los mejores instrumentos. Las voces se compenetran tan bien, y son tan buenos interpretando la canción, que se coloca en un puesto privilegiado entre las mejores del disco. Cada verso que pasa (sin contar los estribillos), es mejor la canción. Aunque ya se pone en alto en los primeros versos. Mi momento favorito es ésta frase, cantada por Arjona:

O aprendes a querer la espina o no aceptes rosas. Jamás te dije una mentira, o te inventé un chantaje. Las nubes grises también forman parte del paisaje…

Te quiero es toda una declaración, pero muy cañera. Me parece ya muy trillado ese tema, lo vemos en casi todos sus discos, pero aun así está bien la canción. Nada reseñable, ni destacable.

Si tu no existieras me gusta. Arjona expone cómo cree que sería el mundo si su pareja no existiera. Evidentemente, sería un arma de doble filo. Tendría sus cosas buenas, y malas. Musicalmente, buena, pero para mí, lo mejor es la letra.

Yo tengo temor a perderte, y terror a que vuelvas

Todos los discos tienen este tipo de canciones, que rompen con todo y sacan al Arjona más divertido e irónico. Una discusión de pareja. Curiosamente, la canción se llama Reconciliación, otra más de las ironías de la canción. Un lenguaje muy vulgar (aunque un poco sudaca, todo hay que decirlo). Me ha gustado mucho.

Te urge una dieta. Ponte a hacer bicicleta, que vas a reventar.

Se fue es lentilla. Arjona tiene otra con el mismo título, que creo que es mucho mejor musicalmente que ésta. Pero en cuanto a letra, ésta pieza es bastante buena. Es muy su estilo, es algo que llevamos viendo mucho tiempo, y es un poco predecible. Pero en lo personal me gusta mucho.

Esta es la vida que escogí, y tu incluida. Ésta es la cama donde duermo cada noche. Ahí está el libro con que engaño a la costumbre,  y el ropero donde guardo la nostalgia

Para cerrar el disco, un gran tema: Caudillo. Se cuenta la típica historia de un dictador, cómo sus ideales cambian, como se vuelve una caricatura de sí mismo mientras arruina a un país. Ésta canción recuerda a la manera de cantar del fallecido Facundo Cabral, al cual Arjona admiraba mucho y tenía por amigo. Es un gran tema. No podía faltar un tema así en Independiente.

Se graduó un mes de abril y en el proceso, los ideales empezaron a sufrir reumas y achaques. Reclutado en un partido liberal, fue diputado en el congreso. Su oratoria se hizo experta en la mentira y el debate.

La última canción del disco es una versión en piano de la magistral Mi novia se me está poniendo vieja. No cambia nada, sólo el sonido, por lo tanto, nada reseñable.

Como podéis apreciar, esta experiencia solitaria le ha salido bastante bien a Arjona. Se trata de un disco en el que se palpa la madurez, la evolución de las letras y melodías, y se acerca a la perfección. Su metamorfosis es evidente. El cantautor guatemalteco está en su mejor momento artístico. Ahora se ha embarcado en un tour mundial, del que seguro que en tiempos libres grabará canciones para próximas producciones. Esperemos que sean tan buenas como siempre.

1 comentario

Archivado bajo musicaza

La cita de los viernes: “Ay, Calixto”

Hay canciones que me pasaría escuchando una hora entera, y me seguiría maravillando como la primera vez. También hay canciones que no me pasaría una hora entera escuchándola una y otra vez, pero sí me pasaría una hora entera escuchando sólo un fragmento de esa canción. Porque hay canciones que en conjunto son sólo buenas, pero si separas sus estrofas, puedes hallar cosas maravillosas.
Con Joaquín Sabina me pasan las dos cosas. Sabina es de esos cantautores que desprenden letras maravillosas, y canciones maravillosas. La de hoy, la que he escogido para cerrar la semana es una “letra maravillosa”, en vez de una canción. Y es que yo me pasaría toda una hora sólo escuchando un fragmento de su canción “Ay, Calixto”.
Dicho fragmento es el mejor de la canción, obviamente. Se trata de una descripción de una chica (la novia de Calixto, ¿quién si no?). Aunque la canción está plagada de figuras literarias realmente asombrosas, es esto lo que más me ha gustado de la misma.

Volvió de luna de miel con un pastel de frambuesa que te miraba y cortaba el hipo y la mayonesa, con ese tipo: su vacunita en el brazo, dieciocho añitos, y esos malditos ojazos de gata en celo. Y aquella mata de pelo, como una hoguera. Y unas pestañas, con telarañas de terciopelo. Y esas caderas que estaban hechas para pecar por las escaleras. Para enseñarle el pajar, para esperarla en la era, para mancharle el vestido, para cantarle al oído: “Reloj, no marques las horas”. Para quitarse el sombrero. ¡Caballero!¡Qué señora!

Como veis, una descripción digna de admirar, sobre una persona digna de admiración. En cuanto a la canción en sí, Ay Calixto no tiene pinta de lo que en realidad es. Tú cuando escuchas una canción con un ritmo tan dicharachero y desenfadado no te esperas una letra tan magistral, sino algo pegadizo al oído. Pero no, la letra cala hondo. Y el ritmo sigue siendo igual de pegadizo.
Feliz fin de semana.

Deja un comentario

Archivado bajo musicaza, Todo y nada